Agotamiento en el trabajo desde casa

El agotamiento laboral está en auge. Tal como pinta la situación las personas y las organizaciones están hundiéndose con los niveles tan altos de agotamiento y las morales tan bajas. Esto incentiva a que haya más errores y por lo tanto menos compromiso con el trabajo.





La sobrecarga de trabajo


La gran parte de los empleados (87%) dicen de trabajar 2 horas extras de las que se les pide. Pero esto no es lo que crea los altos niveles de agotamiento, lo que crea sobre todo el agotamiento es la carga cognitiva. Esto significa que nuestros cerebros procesan más información de la que están habitualmente acostumbrados, esto genera mucho cansancio.


La actividad que más nos está agotando son las reuniones online. Las videoconferencias son fisiológicamente más agotadoras y requieren un mayor esfuerzo neurológico para que uno se mantenga alerta y atento.


Solución


Menos tiempo en las reuniones. En vez de reuniones de 60 minutos que sean 30 minutos.


Hay un estudio de Microsoft que demuestra que las videoconferencias que son más largas de 30 minutos empiezan a crear una fatiga en el cerebro. Si es inevitable que las reuniones sean de 30 minutos, tener cada 30 minutos micro descansos de 1 o 2 minutos para coger energías y despejar, y así continuar la conversación de una manera más eficiente.


Evita poner la cámara y usar lo máximo posible el teléfono. Imagínate que a cada reunión presencial que vas llevas un espejo y te ves, sería extraño e incómodo ¿No? Pues esto es igual, cada vez que hagas una reunión quita tu casilla para no verte, quítate la cámara o usa el teléfono de esta manera estarás más tranquilo.





No poder apagar o desconectar del trabajo


Solución

¿Por qué es tan difícil desconectar al final del día? Todo se reduce a las asociaciones que nuestro cerebro tiene con el hogar. Este problema no se trata de trabajar desde casa en general, si no concretamente de trabajar desde casa durante períodos cuando no tenemos una sala privada y, además compartimos techo con alguien.

Debemos tener espacios destinados al trabajo en casa, si no, no vamos a ser capaces de sacar el provecho necesario del trabajo. Es difícil para nuestro cerebro prepararse cognitivamente para el trabajo y hacer la transición neurológica a ese estado cerebral.


Normalmente, cuando estamos en casa, nuestro cerebro está listo para relajarse, pasar tiempo con familiares y amigos, comer, dormir y mirar Netflix. Cuando se trata de nuestros entornos de trabajo actuales, si no tenemos "límites" cognitivos claros o asociaciones entre las diferentes áreas de nuestros hogares, nuestros cerebros están literalmente confundidos eléctricamente acerca de por qué estamos tratando de trabajar en el entorno de nuestro hogar.

Hay que diseñar asociaciones cognitivas: Si tenemos suficiente espacio en casa, debemos crear un espacio de trabajo dedicado, incluso si es solo un escritorio en un armario o un escritorio frente a una pared o ventana. Hasta que no se acabe la jornada laboral no hay que llevar el ordenador al sofá, ni a la cama. Esto estropearía tus asociaciones cognitivas. Del mismo modo, cuando terminas el trabajo, no hay que sentarse casualmente en el escritorio y realizar actividades que no sean del trabajo.


¿Sin espacio para trabajar? No hay problema. Rituales como por ejemplo, cubrir la mesa de la cocina con un mantel específico cuando sea hora de trabajar y, cuando termine el día, guárdalo, vestirse con ropa de "trabajo" o tener una taza especial de "trabajo". Son ejemplo de cosas que se pueden hacer.




Falta de claridad sobre las tareas y los roles


Solución

La falta de claridad es tan agotadora porque hace que las personas se sientan desconectadas entre sí al igual que de los objetivos de la organización. Como lideres de equipos una forma de ser más intencional y lograr un progreso significativo todos los días es repensar completamente tu lista de tareas pendientes. Elige una de las tres cosas más importantes que necesita hacer ese día y escríbalas en una hoja de papel.

Estos son fragmentos de trabajo significativos que, cuando se completan, hacen que el día se sienta como un éxito y se permiten a usted mismo "desconectarse" y dejar de revisar el correo electrónico y trabajar hasta tarde.

Existen dos maneras de traer mayor claridad:

  • La habilidad de empoderar a las personas para que prioricen su trabajo más importante sobre pequeñas tareas como el correo electrónico y el chat.

  • Decirles implícitamente que no necesitan trabajar las 24 horas del día, los 7 días de la semana; sus MIT son el estándar de éxito del día y, una vez que terminan, pueden apagarse de manera confiable y cómoda.


En el Laboratorio de la Dr. Sahar Yousef lanzaron recientemente un desafío de tres semanas con toda una organización en torno a los 3 retos diarios. Al comprometernos a retos diarios en Slack, vieron un aumento del 28% en la productividad individual y una reducción del 42% en el agotamiento (desde el CEO hasta el pasante más nuevo).


Gracias a la Dr. Sahar Yousef y su post en ASANA sobre este tema tan interesante. https://blog.asana.com/2021/04/dr-yousef-burnout/

4 views0 comments